06 Mar

Mi próxima platica

Mi meta dar una contribución por semana en le blog. No lo he podido lograr.  Ya he compartido en otros post del reto que es para mi escribir, no solo por con la ortografia, la gramatica, y lo demas caracterisitico de alguien con dislexia, sino emocionalmente me resulta dificil, es muy raro que este satisfecho con lo que escribo. Así comienzo me resulta dificil decir algo. No solo aqui, en tantas situaciones puedo quedarme callado al no tener claro que quiero decir, y sobretodo como lo quiero decir. En fin. Espero pronto superar esta fase en mi blog por lo menos. 

Realmente me quiero enfocar en lo emocionado y nervioso que estoy de una próxima platica. La realizaré en una primaria. Mi platica de dislexia para maestros la divido en dos, en la primera parte hablo de la dislexia de una manera tradicional, sintomas, señales, lo que dice la investigación, posibles causas, etc. En la segunda parte la presento de manera personal, intentando llegar al corazón de los educadores. En México (y estoy seguro que en muchos otros paises) no existe mucha conciencia respecto a la dislexia, ni cuando crecia, ni ahora. 

En la platica comparto la historia de dos maestras. El estilo de la maestra Socorrito fue la que más me alejo de aprender en la escuela. A mi madre en juntas le decia que era inteligente pero flojo, era autoritaria, y aprender se trataba de tener las respuestas correcta, de las cuales nunca me acordava. La maestra Gudelia en contraste le indico a mi mamá que era necesario que me evaluará, que sabia que era inteligente pero que no podia demostralo en clase, me describia como creativo, como gustoso para aprender, y fue la primera vez en mi vida que me sentí validado en un salón de clase.

Trabajo con muchas maestras y maestros. Realizo diferentes proyectos comunitarios en donde tengo la oportunidad de conversar con maestros. Le cuento esta historia para ilustrar que inclusive una educadora sin mucho conocimiento en dislexia puede tener un impacto profundo en la vida de sus estudiantes. En los momentos más obscuros, en donde no confiava en mi inteligencia, recordaba las palabras de la maestra, recordando que si bien no era el más inteligente por lo menos era creativo. Hoy tengo una apreciación más sofisticada de la inteligencia, y se cuando y en que circunsancias tengo gran capacidad y en donde encuentro mis puntos debiles. Pero inclusive hoy en mi trabajo terapeutico, como educador, la creatividad es un gran elemento, realizo juegos, los juegos me ayudan a crear conversasiones conceptuales de algo nivel, puedo guar a un grupo para establecer soluciones colectivas. 

Espero poder mover el tapete referencial de los educadores en la platica. Ayudarles a comprender la importancia de la validación de diferentes habilidades, y de aproximarse a las dificultades no con pedagogias arcaicas en donde la exelencia academica se confunde con una calificación o con una ortografia impecable. Con excelencia academica me refiero a crear ambientes en donde todas y todos pueden aprender, pueden descubir, desarrollarse como sujetos, como cuidadanos, fomentando la curiosidad, y el animo por aprender. 

Cuando crecia y hoy persisten la siguiente prácticas: situar a los alumnos de acuerdo a su calificación, con los más «inteligentes» adelante y los menos atras. Llamarle burros a quienes tienen dificultades academicas, y no frenar a otros niños que utilizan la palabra burro para hacer sentir menos a sus compañeros. Dejar pasar burlas al no poder leer. Declarar que quien queda atras en competencias academicas es por principalmente for pereza, sin indagar más, sin buscar otra explicación. Educadores sin el interes de informarse en lo minimo sobre diferentes condiciones que pueden limitar el aprendizaje de sus alumnos. Dejar la exploración y el juego fuera del salon de clase en favor de estrategias memoristicas y repetitivas.

A la vez me da tanto gusto ver a maestras y maestros que toman la actitud de la profesora Gudelia. Tienen iniciativa en un sistema educativo muy hostil para los educadores. Educadores que investigan, que antes que criticar animan, motivan, buscan comprender a sus alumnos, e identifican sus fortalezas y las utilizan a favor de su aprendizaje. Maestra y maestros que no se dan por vencidos con sus alumnos, y en especial con los que más dificultad tienen. Educadores que estan dispuestos a trabajar con los padres, y no en juzgarlos o minimizarlos. Son aquellos que hacen de sus salones una experiencia emocionante, aun cuando el sistema educativo no tiene los recursos basicos. Son lo que enseñan con el ejemplo, continuamente aprendiendo, leyendo, y encontrando maneras de superarse. 

Me da nervios enfrentarme a la resistencia en la platica, pero igual se que para varios maestros será un validación de su esfuerzo y del gran impacto que estan creando en sus alumnos aunque no les toque ver el resultado.

Desde el tiempo de la maestra Gudelia para entonces, me convertí en autodidacta, aprendí ingles, tengo estudios de prosgrado, he participado en investigaciones y publicaciones, he tenido la oportunidad de participar en proyectos educativos inovadores, y de ser participe de formas terapeuticas de vanguaridia, y todo esto sin que se me quite lo dislexico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: