22 May

Carta a un joven o una joven con dislexia (tercer carta)

En la tercera y última carta de esta serie te invito a pensar sobre la inteligencia humana como más dinámica, y con esto aprendas a buscar apoyos y a encontrar las situaciones y actividades en donde tienes habilidades. Esto te llevará más allá de tus dificultades, y estarás orgulloso de ser dislexico o dislexica.

En la primera carta te invité a pensar sobre la dislexia no como una enfermedad, sino como una condición, y esto es muy importante para poder pensar bien el tipo de apoyo que necesitamos. Si estás seguro que es una enfermedad o anormalidad, estarás buscando cómo te puedes arreglar, como puedes estar menos afectado. Esto es una invitación a que te victimices por tu biología. Te quiero ofrecer una alternativa, la dislexia no como enfermedad, la dislexia como un fenómeno ecológico.

Pasé muchos años pensando que la inteligencia era algo fijo que te permite ser capaz, productivo, contar con facilidad para leer y facilidad de palabra, que te permite recordar sin dificultad y te permite tener ideas profundas. En otras palabras, habilidades que te hacen destacar en la escuela. Curiosamente algunas de estas características las tenía y otras no. Me sentía muy inteligente en momentos y en otros como el más tonto. Además creía que la inteligencia era un regalo con el que naces, es tuyo. Yo queria estar en el club de los inteligentes, creia que podia entrar, pero se me olvidaba lo que estudiaba, en los exámenes de opción múltiple me iba terrible, nada de leer en voz alta, y que no vean como escribo. No me sentía de ese club, pero a la vez, tenía ideas interesantes, lo poco que leía parecía que lo entendía mejor que los demás, podía investigar cómo funcionan las cosas, construir estructuras, aprendí ingles viendo la televisión (ventaja de vivir cerca de EEUU con canales en inglés), no memorizaba pero podía razonar respuestas, y esto me hacía creer que con mucho esfuerzo quizá podría pertenecer. Entonces me esforzaba mucho, pero estaba convencido que solo valía si lo hacia solo por mi cuenta, por mis propios medios, y que con pura fuerza de voluntad sería parte del club de los inteligentes. Desde la preparatoria buscaba métodos para mejorar mi memoria, métodos para leer más rápido, compraba libros que pensé que con mucho esfuerzo ahora si leiria, pero se quedaban juntando polvo, y si tenía que escribir, me tenía que obligar a poder. Tenía que encontrar la manera. Fue tanta mi insistencia que inclusive trabajé como reportero en el periódico universitario, cuando estudiaba física (aunque termine estudiando psicología), y estaba sobrepasado por el estrés, que no necesitaba. Esta idea de la inteligencia no era muy inteligente, terminé con gran ansiedad, inseguro, desanimado, con depresión clínica, y hasta con deseos de morir.

No todas las personas que viven con dislexia viven con tal intensidad, pero para muchos sí, y creo que gran parte de este sufrimiento es por mantener una visión tan limitada de la inteligencia humana. ¿Qué otra idea podemos tener sobre la inteligencia? Si piensas sobre tu inteligencia como un elemento de un sistema ecológico, podrás ver otras posibilidades para crecer, aprender y obtener apoyo.

Vivo en el desierto, para ser más exacto vivo en Ciudad Juárez, al norte de México en la frontera con EEUU entre Texas y Nuevo México. Nuestro clima es extremo, en verano vivimos con un promedio de 35 °C y en el invierno seguido nieva y nos mantenemos un par de días con temperaturas bajo cero. Las plantas de la región tienen que sobrevivir con poca agua, y aguantar estos climas tan extremos. Yo no soy gran experto en vegetación, pero mi madre tiene sus plantas de ornamentación no desérticas. Si se descuida en verano, y no las mantiene hidratadas, o expuestas ante el lacerante sol, sus plantas se marchitan. En contraste, si es invierno, no las puede dejar en la intemperie, ya que se congelan. A pesar de nuestro clima, la gente de mi ciudad tiene plantas de todo tipo, pueden ver palmeras, puedes ver árboles frutales, arbustos, zacate verde entre muchas otras. Son plantas que si no tienen un cuidado especial, en nuestro ambiente, no sobrevivirían mucho tiempo. ¿El que estas plantas no sobrevivan en nuestro clima quiere decir que son limitadas? ¿Son plantas deficientes? En cierto sentido si, y en otro no. Son deficientes en este nicho ecológico, pero no del que son nativas. En su zona natal sobreviven sin cuidado humano. ¿Qué tiene que ver esto con la dislexia? Mucho, porque si vemos a la inteligencia o a la habilidad cognitiva desde un punto de vista ecológico veremos que en ciertos ambientes tendremos limitaciones mientras que en otros tendremos fortalezas. Piensa que la escuela tiene una ecología desértica, y que tu eres una planta tropical.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es por esto que para prosperar, para aprender, para descubrir, tienes dos opciones. La primera, ver como puedes nutrir tu inteligencia si el ambiente es difícil para ti dadas tus dificultades (como a las plantas en el desierto se les cuida el agua, la tierra y la cantidad de sol). A esto se le llama adaptaciones. La segunda, es encontrar las actividades y los lugares en donde aprender involucra tus fortalezas (es como llevar a la planta a su clima nativo, en donde prospera sin muchos cuidados). A esto le voy a llamar encontrar tu elemento.

Las adaptaciones es encontrar los apoyos que necesitas para poder aprender. Por ejemplo, esta carta la escribo con una computadora que tiene corrector de texto, y tecnología texto-a-voz. La calidad sería mucho menor si la escribiera a mano. La ortografía, que tanto estudíe y practique, y que no termina de pegárseme, sería horrenda. Para cualquier documento muy importante, en donde dar una buena impresión es fundamental, cuento con amigas y amigos buenos editores que me ayudan a corregirlo. El apoyo lo busco en la tecnología y en otras personas. En los últimos cinco años he aprendido a usar la tecnología texto-a-voz (TTV) con libros electrónicos (ve aquí un articulo sobre aplicaciones de TTV). Tanto que amo a los libros, su aroma, el pasar sus hojas, y aun así ya prefiero las contrapartes electrónicas porque la TTV me permite leer mucho más y comprender mucho más. En solo cinco meses este año he terminado 14 libros, cuando antes los comenzaba sin terminarlos, y con mucho esfuerzo no alcanzaba ni la mitad. También he aprendido a comunicar mejor mis retos cuando es necesario. En mi trabajo puedo ser claro que para redactar reportes o propuestas necesito estar aislado, sin gente a mi alrededor, y tengo que escribir con suficiente tiempo. He aprendido a que es inevitable que algunos te juzguen, y piensen que solo intentas hacer pretextos al hablar de tu dislexia, y que minimicen tus necesidades. Otra adaptación es saber que tengo que aprender las cosas de más, que para estudiar necesito hacer diagramas, pensar en ejemplos, ver videos o escuchar conferencias, ya que la simple memorización no me funciona. Aun entrando en mi cuarta década de vida descubro nuevas formas de aprender.

Sir Ken Robinson, apasionado promotor de la educación artística alrededor del mundo, quisiera que las escuelas ayudaran a los estudiantes a encontrar su elemento (ve aquí uno de sus mejores platicas dibujada). Robinson1 dice que encontrar tu elemento es el “allí donde confluyen las cosas que te encanta hacer y las que se te dan bien… Estar en nuestro Elemento depende de que descubramos cuáles son nuestras habilidades y pasiones personales.” Esta es la clave de tu éxito, ya en un post hable de Juan, el arquitecto que encontró su elemento (ver el articulo sobre Juan aquí). En la psicología encontré parte de mi elemento, también en ser maestro. Pero no solo fue en lo académico, ya a mis 23 años con sorpresa para mi descubri que tenia la facilidad para aprender percusión y escultura. En estas actividades no encontré las mismas dificultades de la escuela, podía avanzar sin tanta dificultad, no me sentía atorado, o poco inteligente. Esta página es un ejemplo de encontrar mi elemento. Sin buscarlo formalmente puedo aprender sobre las computadoras, sobre programas, sobre sistemas operativos. Siguiendo mi curiosidad pude hacer mi primer pagina solo porque pude, después a explorar plataformas, a utilizar programas de edición, así a través de los años hasta el punto en donde ahora he diseñado esta página sin mucha dificultad. Que cada persona encuentre su elemento es importante, pero para nosotros es fundamental. Puesto que la lectura y escritura son tan básicos en todo tipo de trabajos, requerimos más esfuerzo, necesitamos estar más motivados, y no nos podemos darnos el lujo de terminar dedicandonos algo que no nos mueve. De otra manera podemos terminar en actividades que haremos mal y a medias. Pero existe otro motivo.

Resulta que muchas personas disléxicas o con señales de dislexia han sido muy exitosas (ver una lista completa en el artículo Disléxicos famosos y extraordinarios). ¿Entonces como una persona con limitaciones puede ser tan exitosa? Con una visión limitada de la inteligencia pensaríamos que son personas extraordinarias que avanzan aun a pesar de sus limitaciones, esto tiene parte de cierto. Pero con una visión ecológica, quizá tantos personajes ilustres indique que muchas personas no se les nota la inteligencia en la escuela pero sí en otras actividades. Recientes investigaciones han revelado que la dislexia no solo son limitaciones, también tiene ventajas. Estas ventajas tienen que ver con la capacidad de comprender eventos complejos, estructuras espaciales complejas, poder narrar eventos o historias de una manera amplia, y poder comprender procesos (ver mi artículo sobre las ventajas disléxicas). Esto fortalece la noción de que no existe un cerebro “normal”, y que nuestras habilidades son tan diferentes y únicas como nuestro rostro.

Para resumir los mensajes de las tres cartas de esta serie, te quiero invitar a que no te convenzas de la visión limitada que otros te puedan dar de tu inteligencia, que aprendas aceptarte tal como eres con tus limitaciones y fortalezas, saber que enfrentaras momentos de duda y ansiedad, pero que puedes aprender a no quedarte en ellos mucho tiempo, que busques todos los apoyos que necesites para que aprendas y te desarrolles, y que estés abierto a experimentar con tu forma de aprender, salir de tu zona de confort para que descubras tu elemento.

Espero que estas cartas de den respuestas, y si no respuestas, nuevas avenidas para que te entiendas mejor. Si te fueron valiosas, o quieres agregar algo que deje afuera, o si estás de acuerdo o en desacuerdo por favor déjame un mensaje en la parte de comentarios abajo. Me ayudará a seguir apoyando a otros en vivir su dislexia bien.

  1. Robinson, Ken. El elemento (Spanish Edition) (Posición en Kindle248-259). Knopf Doubleday Publishing Group. Edición de Kindle.

2 pensamientos en “Carta a un joven o una joven con dislexia (tercer carta)

  1. Lei tus 3 cartas, y me di cuenta que me vi en un instante dentro mio, soy maira y estoy terminando la carrera de Diseño Industrial, hace 5 años me diagnosticaron dislexia en realidad siempre sospeche de algo que no estaba bien y cada vez veia a mi hermana superarme. Hoy entendi que no soy vaga torpe etc etc. Me aprendi aceptarme pero a veces tengo dias muy malos! Todavía no encontre mi elemento que me pueda sentir de que cuando ñeo algo lo comprenda! Todabia sigo buscando “ese que” para comprender los texto ya que mi problema es la compresión en la lectura y en los números y cuando alguien me habla. Hoy te doy las gracias por estas cartas por que con ellas comprendi lo que soy, lo que tengo que cambiar y en aceptarme mi camino es largo pero algo que siento que me destaco es a seguir adelante por que soy cabeza dura! Y hasta que no lo consigo no paro!! Gracias por tus cartas tambien por que las lei junto en el momento indicado. Saludos!

    • Hola Maira, primero quiero agradecer tu valentía por compartirnos tu historia. El camino para escribir estas cartas ha sido tres años de crecimiento, de enfrentar miedos, de no saber si alguien le interesaría, de dudar si tendría impacto. Ya con tu comentario, el primero que he recibido en respuesta a las cartas (con más de 2000 visitas), valió la pena el esfuerzo. También tengo mis días malos, a veces me siento medio perdido, y regresó a sentir inseguridad, duda, pero ya no me quedo tanto ahí. Lo más emocionante es que sigo aprendiendo, descubriendo y también soy un cabeza dura, lo cual supongo que nos ayuda a seguir adelante aun dandonos de topes. Me diste las gracias, y ahora yo quiero darte las gracias a ti.
      ¿De las cartas que fue los mensajes con los que más te identificas? ¿En donde crees que me hizo falta desarrollar los temas más? ¿Qué otros temas crees que te gustaría que explore en mi página?
      De nuevo gracias, y estoy a tus ordenes, mi correo es contacto@heterolexia.com.mx
      PD: En lo personal para la comprensión de texto, la tecnología de texto a voz ha sido un gran descubrimiento para mi. No sabia que tan disléxico era hasta que la use, y me di cuenta lo mucho mejor que comprendía. Se que la experiencia de cada uno es irrepetible, y lo que nos sirve a unos a otros quizá no, pero si no lo has intentado adelante. Yo escucho el texto mientras lo leo. También me he vuelto adicto a los podcast, espero pronto escribir sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: