22 Oct

Escritor con dislexia crece para escribir Guerra Mundial Z

Me da mucho gusto volver a compartir después de semanas de ausencia. En esta ocasión quiero ofrecer fragmentos de una entrevista que me impactó. En el program Fresh Air fue entrevistado Max Brooks autor de “Zombi: Guía de supervivencia” y “Guerra mundial Z”. En el 2013 “Guerra Mundial Z” fue hecha película protagonizada por Brad Pitt. En la entrevista habló sobre el incondicional apoyo de su madre, la famosa actriz estadounidense Anne Bancroft quien lo ayudó a convertirse en un reconocido autor siendo el una persona que ha vivido con dislexia (Max Brooks es también hijo del famoso comediante Mel Brooks). Aquí ofrezco una traducción que realicé tomando fragmentos de la entrevista.

En los 70, 1980, no se escuchaba sobre dislexia… Era solo ser flojo, ser vago. No te estás esforzando. Lo puedes lograr, pero no quieres. Esta era de las principales de mis maestros. Mi madre, una de las más grandes actrices del día, una de las más exitosas, puso su carrera en pausa para criarme, y para ser mi defensora educativa, y para aprender sobre dislexia, y desarrollar mecanismos compensatorios, y para conocer a mis maestros año tras año y asegurarse que entendieran por lo que pasaba, y encontrar maneras de aprender en formatos no tradicionales.
Ella cada año tomaba mis libros de texto que tenía que leer al instituto para la ceguera y eran leídos a un audio cassette para poder escuchar mi lista de lectura. Si no hubiera tenido esto, no hubiera graduado de high school. Puedo decir que no solamente mi madre me dio la vida, me salvó la vida.
Tenía la peor letra manuscrita. Recuerdo que un maestro intentaba avergonzarme en clase diciendo, hey, miren todos, vean como Max el raro toma su lápiz…. Entonces mi madre cuando no estaba ocupada peleando con mis maestros diciéndoles que no estaba de vago por ser hijo de estrellas de cine, ella también me ayudaba a encontrar tecnología que me pudiera ayudar… en 8vo grado me obligó a tomar clases de mecanografía… yo quería evitar las clases de mecanografía, me dijo, absolutamente no, la tecnología, las computadoras serán el futuro. Vás a ser un escritor. Esta es una herramienta para escritores. Vas a aprender a mecanografiar para que puedas ser escritor, para que nunca le tengas que dictar a nadie, para que nunca dependas de nadie más. Esta herramienta llamada computadora te hará independiente. Fue exactamente lo que pasó.

Cuando Terry Gross, la entrevistadora del programa, le preguntó cómo descubrió que podría ser escritor, Brooks contestó:

Cuando tenía 12 años, y estábamos de vacaciones en Venecia, Italia. Me oculté en nuestro vestidor de carpa en la playa por tres días, escribí un cuento. Para que un niño, sabes, con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, con dislexia, viviendo en la tierra de las nubes, y que por primera vez en toda su vida estuviera al 100 enfocado consistentemente por tres días. Así fue como mi mamá descubrió, Ok, quizá aquí hay algo.

Esperemos que pronto ninguna madre, no importa lo dedicada que sea, no se vea en la necesidad de dejar su carrera para apoyar a sus hijos con retos educativos. Por lo menos en México, aún no estamos en este punto. Sin embargo, quiero formar parte de transformar al sistema educativo para ver el dia en donde las adecuaciones tecnológicas y curriculares sean asunto de las escuelas, y en donde el proceso educativo ayude a descubrir a los alumnos sus habilidades. En donde los y las maestras logran comprender y apoyar a sus alumnos viviendo con dislexia.

Es un estereotipo pensar que una persona con dislexia no puede ser escritor o escritora. El único premio que logré en la escuela fue escribiendo un cuento breve de ciencia ficción. Creo que por eso me impactó mucho esta historia. Sin el apoyo de mi mamá principalmente, y también de mi padre y mi familia extensa, no estaría escribiendo hoy.
Justo al final de este post me doy cuenta lo mucho que me cuesta describirme como escritor. Este blog me hace escritor. Claro, no voy a dejar mi trabajo para escribir, pero sin duda lo soy, y ustedes les toca juzgar qué tan valioso es lo que les comparto.

08 Oct

Primer aniversario

Hace un poco más de un año empecé este experimento llamado Heterolexia. Fue un buen aprovechar de mi crisis de los 40, viendo mi vida, viendo muchas decisiones, principalmente en tomar el camino de educador y terapeuta, quise ver si existe algo más con lo que pudiera contribuir. Contemplé seriamente diferentes épocas de vivir mi dislexia, y como me ha llevado por un gran viaje, a veces lleno de frustraciones y fracasos, otros de logros inimaginables y aventuras que han aportado a mi crecimiento. Supongo que así es la vida para todos, cada quien vive sus retos y aprende de ellos.
En este viaje mis dificultades y habilidades me llevaron a preguntarme cómo es que aprendemos y qué nos motiva aprender. Esto me encaminó a estudiar psicología, y por muchos años estudié teorías contemporáneas de aprendizaje. Me ayudó a conocer que estaba “mal” en mi, explicando mis dificultades en decodificar texto, en comprensión, en limitaciones en memoria de trabajo. Entre más conocía menos comprendía. Al comenzar a estudiar pedagogía crítica, disability studies, y Lev Vigostky comprendí que un cerebro diferente no es anormal, no es menos, es simplemente diferente. Comprendí que una persona con dislexia y otras condiciones catalogadas como “discapacidades” reflejan más la incapacidad de los sistemas educativos a ser flexibles o atender los intereses y necesidades de sus alumnos, que debilidades cognitivas individuales. Existen diferencias biológicas, si, pero la discapacidad la crea la sociedad.

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: