02 Dic

¿Puede la tecnología crear un mundo sin «problemas» de aprendizaje?

He tenido uno de estos periodos de neblina mental, en donde me resulta difícil compartir. A final de cuentas encuentro que se reduce a empezar.

Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión respecto la tecnología, el aprendizaje y el posible impacto sobre las dificultades con el aprendizaje. El pasado 15 de noviembre tuve la fortuna de visitar el evento Reset en el Technology HUB de Ciudad Juárez, en especifico me interesó la platica de Mariana Ludmila Cortés, fundadora de Edularity, titulada “El Futuro: Desentralizado y Autodirigido”. Aquí Mariana nos invitó a romper paradigmas en lo que pensamos que es la educación. Nos invitó a imaginar un momento en la historia en donde el aprendizaje no requiere de programas educativos, de que se centralice en un espacio o en una institución, de un aprendizaje con opciones y vías diversas para un mundo de realidades económicas y tecnologías siempre cambiantes (ver post anterior sobre Sir. Ken Robinson). Comenta las tendencias tecnológicas actuales en donde las personas constructoras de conocimiento tendrán ventajas significantes sobre los consumidores pasivos de la información. En este sentido, las escuelas tienen un esquema que educa a consumir conocimiento, y dista de formar a individuos con las capacidades para aprender a aprender, sobre todo en un mundo contemporáneo que facilita aprendizajes autodirigidos y colaborativos, mientras que las instituciones educativas, hoy por hoy, impulsa aprendizajes programados, dosificados, pasivos e individuales. Esto aun a pesar de reformas educativas que buscan implementar la vitalidad de un constructivismo contemporáneo en instituciones construidas con lógica de maquinaria de engranajes y carbón. Leer más

06 Nov

Pasión por aprender (bajo nuestros propios términos)

Últimamente he compartido menos post. Me he mantenido ocupado. Son varios los proyectos en los que estoy involucrado, pero uno de los principales es crear mi propio espacio terapéutico. Estoy remodelando un espacio en Ciudad Juárez que será mi clínica,  y más que clínica, quiero que sea un espacio en donde las personas desarrollen su pasión por aprender. Este principio es la base de este blog. Me interesa compartir experiencias, vivencias, conocimientos para aprender a vivir con un estilo de pensamiento dislexico, mientras descubrimos la emoción de aprender bajo nuestros propios términos.

Espero compartir más durante este final de año. 

08 Oct

Primer aniversario

Hace un poco más de un año empecé este experimento llamado Heterolexia. Fue un buen aprovechar de mi crisis de los 40, viendo mi vida, viendo muchas decisiones, principalmente en tomar el camino de educador y terapeuta, quise ver si existe algo más con lo que pudiera contribuir. Contemplé seriamente diferentes épocas de vivir mi dislexia, y como me ha llevado por un gran viaje, a veces lleno de frustraciones y fracasos, otros de logros inimaginables y aventuras que han aportado a mi crecimiento. Supongo que así es la vida para todos, cada quien vive sus retos y aprende de ellos.
En este viaje mis dificultades y habilidades me llevaron a preguntarme cómo es que aprendemos y qué nos motiva aprender. Esto me encaminó a estudiar psicología, y por muchos años estudié teorías contemporáneas de aprendizaje. Me ayudó a conocer que estaba “mal” en mi, explicando mis dificultades en decodificar texto, en comprensión, en limitaciones en memoria de trabajo. Entre más conocía menos comprendía. Al comenzar a estudiar pedagogía crítica, disability studies, y Lev Vigostky comprendí que un cerebro diferente no es anormal, no es menos, es simplemente diferente. Comprendí que una persona con dislexia y otras condiciones catalogadas como “discapacidades” reflejan más la incapacidad de los sistemas educativos a ser flexibles o atender los intereses y necesidades de sus alumnos, que debilidades cognitivas individuales. Existen diferencias biológicas, si, pero la discapacidad la crea la sociedad.

Leer más

18 Sep

Reflexión ¿Que es la dislexia?

Cuando hablo de dislexia no hablo para identificar a un grupo de personas con un trastorno o un cerebro que no funciona «normal». Digo dislexia para reconocer y conectarme con un grupo de personas sorprendentes que han vivido la experiencia de tener dificultades en la lectoescritura (probablemente por diferencias en su arquitectura neuronal) en un sistema de educativo y de trabajo que coloca al conocimiento sobre todas las cosas, y que han desarrollado la fortaleza, con el apoyo de sus seres queridos (incluyendo algunos maestros), para salir adelante. La dislexia como hashtag de personas asombrosas.

20 Jun

A corto plazo apoyo, a largo plazo una nueva educación

En este blog busco examinar la neurodiversidad, o el dejar la obsesión de solo notar déficits y como eliminarlos, sin reconocer la riqueza de los diferentes estilos de pensamiento en nuestra sociedad. En la frase que he compartido en facebook, menciono que “la dislexia no es una lista de limitaciones en el aprendizaje, es una manera de estar en el mundo aprendiendo y comprendiendo diferente”. Con esta línea quiero dejar en claro cómo no tiene sentido situar a la dislexia solo en nuestra arquitectura neuronal diferente de donde emergen los síntomas que la definen. Usando una analogía, el color de piel es determinado biológicamente, pero los prejuicios respecto al color de piel tiene que ver completamente con las actitudes que mantenemos como sociedad. En otras palabras, el color de piel es biológico, pero el racismo no. Es por esto que sería absurdo pedir a una persona que cambie su color de piel para que no la discriminen. La educación pública en México en su mayoría toma una actitud similar de absurda con la dislexia y otras condiciones, quiere reducir problemas educativos de sus alumnos solicitando que se minimice  la discapacidad de los alumnos a lo mínimo; se busca que se “cure” al alumno, y no que se “cure” el sistema educativo. Si un alumno presenta dificultades, los educadores, con buenas intenciones, insisten a los padres que lo lleven con un psicólogo, un logopeda, u otro especialista. En el mejor de los casos, los padres buscan apoyo, en donde sus hijos pasan horas extras entrenando con algún especialista ejercicios que les puede resultar difíciles y tediosos, en el peor de los casos, estos chicos se rezagan y quedan fuera si no reciben apoyo. Los alumnos se tienen que acomodar al estilo de enseñanza de la escuela y a sus contenidos (por lo menos aquí en México). Quizá la escuela buscará crear adaptaciones curriculares, pero en muchos casos no (por lo menos aquí en México).  Así es que a corto plazo la estrategia de los padres en buscar especialistas que den una terapia a sus hijos es totalmente razonable. De otra manera, sus hijos pueden acumular un rezago que los desmotive y los haga sentir menos inteligente de lo que realmente son. Pero a largo plazo, ¿no tendríamos que cambiar al sistema educativo para que personas con disléxico, o con otra condición neurodiversa,  no requieran adaptarse a una forma de enseñanza que no es para ellos? ¿cómo se pudiera ver este nuevo sistema educativo?

No tengo todas las respuestas, pero comparto la visión de Sir. Ken Robinson quien en el video que incluyo abajo da cuenta de cómo las escuelas son tiene ideas obsoletas de lo que significa aprender, y lo que significa enseñar. Lo que me fascina de esta presentación es que examina varios supuestos en la educación, y comenta como ahora no tienen tanto sentido. Nos reta a pensar diferente  sobre la capacidad humana, nos invita a cuestionar la distinción entre la teoría y práctica en la educación, insiste que aprendemos de manera natural en grupos, y finalmente no invita a examinar las tradiciones que siguen las instituciones que ahora estorban para lograr el aprendizaje. Si en los próximos años podemos insistir, podemos promover, logramos exigir cambios en la educación en este camino, quizá la dislexia se dejará de ver como un problema. Sin duda lo ha sido para disléxicos empresarios, artistas y otras profesiones que encuentran un ambiente propicio para el aprendizaje, y logran demostrar que jamás fueron limitados.

Si quieres ver el mismo video pero subtitulado da click aquí. Si quieres ver platica original completa en Ingles (sin animación ni subtitulos) da click aqui

29 May

Dislexia ¿un problema de aprendizaje?

He valorado de constantemente descubrir nuevas formas de aprender, nuevas maneras para que mi forma irregular de aprendizaje entre a espacios regulares de enseñanza

De niño escuchaba que tenía problemas de aprendizaje de mis maestros y de psicólogos. Hay maneras más amables y científicas para decir que tenemos problemas de aprendizaje. Hoy por hoy se busca cambiar el término dislexia por trastorno específico del aprendizaje. El clasificar la condición de una persona no es trivial, sobretodo cuando esta clasificación intenta abrir las puertas para contar con apoyos y adecuaciones en el salón de clases. Sin embargo la clasificación es más burocrática que existencial. En términos existenciales, o el cómo comentamos cómo se siente vivir con una condición neurológica que dificulta aprender en un contexto de educación formal, el afirmar que tenemos un problema de aprendizaje no sirve mucho de guia. Leer más

22 May

Carta a un joven o una joven con dislexia (tercer carta)

Desierto de Samalayuca

En la tercera y última carta de esta serie te invito a pensar sobre la inteligencia humana como más dinámica, y con esto aprendas a buscar apoyos y a encontrar las situaciones y actividades en donde tienes habilidades. Esto te llevará más allá de tus dificultades, y estarás orgulloso de ser dislexico o dislexica.

En la primera carta te invité a pensar sobre la dislexia no como una enfermedad, sino como una condición, y esto es muy importante para poder pensar bien el tipo de apoyo que necesitamos. Si estás seguro que es una enfermedad o anormalidad, estarás buscando cómo te puedes arreglar, como puedes estar menos afectado. Esto es una invitación a que te victimices por tu biología. Te quiero ofrecer una alternativa, la dislexia no como enfermedad, la dislexia como un fenómeno ecológico.

Leer más

15 May

Carta a un joven o una joven con dislexia (segunda carta)

¿Cómo se siente la dislexia? En esta carta te comparto sobre el impacto emocional de vivir con dislexia, de como internalizamos la autocrítica, y de la importancia de saber negociar con nuestro troll interno para dar lo mejor de nosotros.

De lo que investigues sobre la dislexia, mucho te va dar la impresión de que algo está mal en tu cabeza. Es lo que aprendí en mi formación como psicólogo. Hoy en día el nivel de sofisticación de esta forma de entender la dislexia es alto. Se cuenta con sorprendentes imágenes funcionales del cerebro mientras se lee, se cuenta con ingeniosas maneras de manipular variables cognitivas para detectar deficiencias al procesar información lectora. Sin duda toda esta información te ayudará a comprender mejor el por qué eres diferente a otros desde bases cognitivas básicas y en términos generales las bases biológicas de tu condición, y encontrarás un mar de información del cual fácilmente se puede uno sentir saturado. Aun así quizá no encuentres nada que te ayude. El énfasis por curar, o por regresarnos a ser “normales” aun es muy fuerte en la investigación. Lo que no se explora con tanta profundidad es el impacto personal de la dislexia, el cómo se siente la dislexia. Leer más

23 Abr

Reflexión: agradeciendo a mi dislexia

Le agradezco a dislexia ayudarme aprender a no ser conformista.

En la lucha por no quedar atras, por confiar en mi inteligencia, y con el apoyo de otros, aprendí nuevas formas de aprender, nuevas formas de contribuir, y a utilizar mis fortalezas, como mi curiosidad, la exploración, el retar mi noción de lo que no puedo hacer.

Y tu ¿Qué agradecimiento tienes hacia tu dislexia?

28 Mar

Reflexión

La dislexia no es una lista de limitaciones en el aprendizaje, es una manera de estar en el mundo aprendiendo y comprendiendo diferente.

A %d blogueros les gusta esto: