Definiciones, preguntas y juegos de lenguaje

¿Qué es la dislexia?

En esta sección me refiero a la dislexia evolutiva, la que se asume que se causa por una arquitectura neuronal especifica con la que se nace. La dislexia es un trastorno en donde la lectura y la escritura son más complicadas para quienes la padecen en comparación con lectores típicos. Son dificultades que se tienen desde nacimiento, por la constitución neurofisiologica de nuestro cerebro. Un de las hipótesis más populares para explicar la dislexia es que se debe a un pobre procesamiento fonológico, en donde la relación entre símbolos alfabéticos y sonidos es ineficiente, lo cual causa las dificultades en la lecto-escritura. Esta dificultades no se debe a una deficiencia en la enseñanza, ni tampoco a un daño cerebral severo o a serios problemas cognitivos. Las estimaciones en la población tiene un gran rango, de entre 20% a 6% de la población escolar.

Las personas con dislexia tardan más de lo común para adquirir competencias lectoras, algunos no la desarrollan al 100%. La comprensión de la lectura es limitada. El ritmo de lectura es lento, y puede mostrar muchos errores de omisión o se agregan palabras. Muestran errores en palabras funcionales (artículos, preposiciones y conjunciones), así como con palabras nuevas o las llamadas pseudopalabras (palabras que suenan como palabra pero que carecen de significado, por ejem. Campije). En la escritura se presenta mala ortografía, errores gramaticales, pobre organización del texto. Muestran dificultades para deletrear. Su entonación en voz alta puede ser monótona e ignoran signos de puntuación. Algunos tienen dificultades al repetir dígitos de memoria, sobretodo en orden inverso, otros tienen dificultad memorizando las tablas de multiplicar. Algunos tienen mala orientación espacial, sus nociones temporales son confusas, y muestran una motricidad fina deficiente. Es fácil confundir los problemas derivados de la dislexia como flojera de parte del estudiante, ya que parecen inteligentes, inclusive puede leer a un ritmo decente, y puede parecer no tener problemas evidentes. Sin embargo las dificultades en lectura bajan su rendimiento escolar en general, al ser menos productivos en cuestiones escolares, y al contar con evaluaciones que demandan mucha lectura. Una persona con dislexia no muestra todas estas señales, y es mejor entenderla a diferentes grados de dificultad, y no como una condición claramente delineada (Matute & Guajardo, 2012; Merchán & Rodríguez, 2013). Merchán y Rodríguez (2013) tras considerar varias definiciones ofrecen la siguiente.

La dislexia es un trastorno que provoca dificultades para la lectura en algunos individuos intelectualmente aptos y social y educativamente bien dotados que, por condicionantes genéticos y ambientales, tienen distribuciones y conexiones neuronales que, sin ser patológicas, son deficitarias o insuficientes para desarrollar plenamente una nueva capacidad humana: la lectoescritura. (p.240)

Esta descripción de la dislexia es el enfoque típico, y se centra en la limitación. Hoy en día varios activistas y académicos impulsan una visión menos obscura de la dislexia. Reconocen que si bien existen limitaciones también en muchos existen fortalezas. Inclusive ya existen teorías que hablan que las limitaciones se presentan por una organización neuronal diferente, lo cual también produce beneficios. Muchos demuestran fortaleza en el pensamiento mecánico-espacial, muy importante en disciplinas como ingeniería, arquitectura, y otros. Otros en el pensamiento holístico, comprender la relación entre conceptos que parecieran no tener relación, comprender como embonan diferentes partes de un proceso, este tipo de pensamiento es básico para negocios, para el pensamiento multidiciplinar, entre muchos otros. Otros muestran fortaleza en el pensamiento narrativo, tienen la habilidad de contar historias detalladas, ya sea de sus experiencias o de su imaginación, pueden comprender conceptos por medio de historias, y esta facilidad ha permitido que existan poetas y escritores con dislexia (Eide & Eide, 2011).

En términos emocionales es difícil vivir con la dislexia. Con el poco reconocimiento del trastorno en contextos escolares, muchos crecen pensando que son poco inteligentes, aun cuando tienen habilidades, seguido inclusive superando a los de otros. En tareas que para otros parecen sencillas, tales como leer en voz alta, el aprender las tablas de multiplicar, el resumir un texto, el tener buena ortografía, terminar pronto exámenes, entre otras, para quien vive la condición disléxica resultan difíciles, sino imposibles. Aun con todo esto, no es extraño que las personas con dislexia tengan éxito, inclusive en contextos académicos.

Referencias

Eide, B., & Eide, F. (2011). The dyslexic advantage unlocking the hidden potential of the dyslexic brain. New York: Hudson Street Press.

Matute, E., & Guajardo, S. (Eds.). (2012). Dislexia: definición e intervención en hispanohablantes (2da ed.). Mexico: Editorial El Manual Moderno.

Merchán, M. L. S., & Rodríguez, R. C. (2013). Dislexia: un enfoque multidisciplinar. Editorial Club Universitario.

 

Sigue la siguiente liga para encontrar más definiciones.

Definición de la dislexia