15 Abr

Matemáticas: una historia de amor y odio

Del amor al odio hay un solo paso, dice el dicho… y que tal del amor al odio hay solo una ecuación.

De niño odiaba las matemáticas, totalmente y absolutamente. En mis años de primaria eran agotadoras, confusas, nunca pude memorizar las tablas de multiplicar (aún no), y en general no les encontraba sentido. Pero sobretodo, las matemáticas me hacían sentir profundamente tonto. 

Cómo saber de niño que la memorización mecánica de algoritmos no son la matemáticas de verdad, o por lo menos, no son la parte más interesante de las matemáticas. 

Eso sí, me encantaban los cohetes. Me fascinaba la carrera espacial, las misiones espaciales de la NASA, y mi sueño era ser astronauta. Aún recuerdo claramente, nos dirigimos alguna parte en el Maverik familiar. Mi hermana y yo atrás, y mis padres adelante, en donde la conversación acerca de ser astronauta  se desplomó estrepitosamente, cómo las primeras pruebas del Falcon X de SpaceX (a porque sigo siendo un aficionado espacial). Mi padre, en su intento por motivarme aprender las matemáticas, me aterrizó preguntando, “y ¿cómo vas a lograr ser astronauta con las calificaciones tan bajas en mate?”

Houston we have a problem!

Me explicó cómo la aeronáutica es física, y cómo la física es básicamente matemáticas aplicada. No me puedo quejar, subsecuentemente mi padre y madre compensaron tal devastador comentario cumpliento mis multipes caprichos nerds: con libros carísimos del espacio (eran épocas antes del internet), telescopios, y hasta patrocinando un viaje a ver el eclipse  solar del 1994.

Sin embargo,  ya muy asimilado mi rótulo de estudiante flojo, de ser “malo en las matemáticas”, creí firmemente que simplemente era un burro esférico… burro por todos los lados que me vieran. Esto comenzó a cambiar en la secundaria.

Fue con la introducción al álgebra, junto con el descubrimiento de que aprendía mejor siendo autodidacta -gracias a la exploración de mi pasión por la astronomía- que mi imagen de burro se fue quebrantando (aunque no totalmente). Usando la lógica podría deducir los conceptos matemáticos, no los tenía que memorizar, los problemas se convirtieron en acertijos interesantes, las ecuaciones fueron pequeñas letras que te ayudaban a descubrir grandes cosas. Fue así que las matemáticas, junto con la física, se convirtió en una aventura. Subsecuentemente, pertenecí a un grupo de astronomía, con una cultura nerd mexicana, única, retadora, y que me impulsó a creer en mi capacidad para aprender.

Mi interés por las matemáticas y la física me impulsaron hacia las ciencias, y fui de tener una autoestima microscópica a una inflada. Tome cursos avanzados en matemáticas, algo que jamás hubiera imaginado en la primaria. Entender cómo se derivó la famosa ecuación de Einstein E=mc fue cómo lograr lo imposible. Llegue mucho más lejos de lo que imagine, sin embargo, no lo suficiente. Los fantasmas del pasado me alcanzaron. 

No lo comprendía en ese tiempo, pero en el fondo, aún albergaba profundas inseguridades, que no logre enfrentar.  Mi círculo de amistades eran personas bastante destacadas en las matematicas y fisica. Mi nivel no era el mejor, algo que notaba a leguas, pero tampoco era el peor, algo que minimizaba totalmente. Emocionalmente me alcanzó compararme, sentir que no era suficiente, y el machismo, el mio y el del contexto científico de la época, no me permitió abrirme,  ni admitir que necesitaba apoyo emocional. Entre en depresion por no ser el más destacado en notas, por no recibir el más alto reconocimiento de nuestros profesores. Ahora está competitividad juvenil me parece absurda, pero en ese tiempo era todo. Deje las ciencias. Sospecho que de haber persistido, hubiera encontrado un buen nicho en las ciencias. Sin embargo mi crisis, se convirtió en el objeto de mi curiosidad. 

Fue este camino el que me llevó a la psicología y la educación, y el que me lleva ahora a compartir estas experiencias, reconociendo que al compartir estas historias de dolor, puedo contribuir al cambio educativo y social, para que no continúen repitiendose. 

Fue después de varios años de estudiar psicología, educación, pedagogía crítica, psicología crítica, terapia sistémica, y terapia social, además de vivir procesos terapéuticos, que comprendo esta historia de amor y odio. 

Las matemáticas es un conocimiento milenario, cientos de años la conforman contribuciones de diferentes regiones del mundo, y aun ahora se sigue desarrollando con los aportes de gente de alrededor del mundo. Sin embargo, los sistemas educativos, en el mejor de los casos limitan significativamente, y en el peor la convierten en un tema estéril, tedioso y aburrido. En mi historia personal, el confundir las matemáticas con la memorización mecánica de algoritmos sin sentido, llevaron al límite mis capacidades de memoria operativa. Para muchos disléxicos, la memoria operativa, este sistema que nos permite mantener información a corto plazo para modificarla, manipularla y vincularla con lo que ya sabemos, causa estragos tanto en matemáticas como en nuestra capacidad lectora, y no se diga en la capacidad lectora de problemas escritos. Aun sigo limitado en el cálculo mental, y sin embargo, pague parte de mi universidad siendo tutor de matemáticas, tomé cursos avanzados en matemáticas y física con un buen desempeño, y he dado cursos universitarios en estadística. En la primaria, fuera quedó ese mundo de aventura, de reto, de emoción al desvelar los misterios que ofrece este edificio majestuoso que llamamos matemáticas. 

Sin embargo la vida puede dar un gran giro, si, de 380 grados. Tomo estas experiencias, y quiero asumir el reto, que es grande, de crear vivencias más emocionantes y ricas alrededor de las matemáticas en mi centro de terapia, donde comenzaré a dedicarme a brindar apoyo a quienes se les dificulta, con la esperanza de ofrecerles una manera de pensar -el pensamiento matemático- que les habrá el mundo en lugar de cerrarles en entusiasmo por aprender.

Imagen de portada de Lucas Pezeta obtenida del portal Pexels

A %d blogueros les gusta esto: