22 Oct

Escritor con dislexia crece para escribir Guerra Mundial Z

Me da mucho gusto volver a compartir después de semanas de ausencia. En esta ocasión quiero ofrecer fragmentos de una entrevista que me impactó. En el program Fresh Air fue entrevistado Max Brooks autor de “Zombi: Guía de supervivencia” y “Guerra mundial Z”. En el 2013 “Guerra Mundial Z” fue hecha película protagonizada por Brad Pitt. En la entrevista habló sobre el incondicional apoyo de su madre, la famosa actriz estadounidense Anne Bancroft quien lo ayudó a convertirse en un reconocido autor siendo el una persona que ha vivido con dislexia (Max Brooks es también hijo del famoso comediante Mel Brooks). Aquí ofrezco una traducción que realicé tomando fragmentos de la entrevista.

En los 70, 1980, no se escuchaba sobre dislexia… Era solo ser flojo, ser vago. No te estás esforzando. Lo puedes lograr, pero no quieres. Esta era de las principales de mis maestros. Mi madre, una de las más grandes actrices del día, una de las más exitosas, puso su carrera en pausa para criarme, y para ser mi defensora educativa, y para aprender sobre dislexia, y desarrollar mecanismos compensatorios, y para conocer a mis maestros año tras año y asegurarse que entendieran por lo que pasaba, y encontrar maneras de aprender en formatos no tradicionales.
Ella cada año tomaba mis libros de texto que tenía que leer al instituto para la ceguera y eran leídos a un audio cassette para poder escuchar mi lista de lectura. Si no hubiera tenido esto, no hubiera graduado de high school. Puedo decir que no solamente mi madre me dio la vida, me salvó la vida.
Tenía la peor letra manuscrita. Recuerdo que un maestro intentaba avergonzarme en clase diciendo, hey, miren todos, vean como Max el raro toma su lápiz…. Entonces mi madre cuando no estaba ocupada peleando con mis maestros diciéndoles que no estaba de vago por ser hijo de estrellas de cine, ella también me ayudaba a encontrar tecnología que me pudiera ayudar… en 8vo grado me obligó a tomar clases de mecanografía… yo quería evitar las clases de mecanografía, me dijo, absolutamente no, la tecnología, las computadoras serán el futuro. Vás a ser un escritor. Esta es una herramienta para escritores. Vas a aprender a mecanografiar para que puedas ser escritor, para que nunca le tengas que dictar a nadie, para que nunca dependas de nadie más. Esta herramienta llamada computadora te hará independiente. Fue exactamente lo que pasó.

Cuando Terry Gross, la entrevistadora del programa, le preguntó cómo descubrió que podría ser escritor, Brooks contestó:

Cuando tenía 12 años, y estábamos de vacaciones en Venecia, Italia. Me oculté en nuestro vestidor de carpa en la playa por tres días, escribí un cuento. Para que un niño, sabes, con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, con dislexia, viviendo en la tierra de las nubes, y que por primera vez en toda su vida estuviera al 100 enfocado consistentemente por tres días. Así fue como mi mamá descubrió, Ok, quizá aquí hay algo.

Esperemos que pronto ninguna madre, no importa lo dedicada que sea, no se vea en la necesidad de dejar su carrera para apoyar a sus hijos con retos educativos. Por lo menos en México, aún no estamos en este punto. Sin embargo, quiero formar parte de transformar al sistema educativo para ver el dia en donde las adecuaciones tecnológicas y curriculares sean asunto de las escuelas, y en donde el proceso educativo ayude a descubrir a los alumnos sus habilidades. En donde los y las maestras logran comprender y apoyar a sus alumnos viviendo con dislexia.

Es un estereotipo pensar que una persona con dislexia no puede ser escritor o escritora. El único premio que logré en la escuela fue escribiendo un cuento breve de ciencia ficción. Creo que por eso me impactó mucho esta historia. Sin el apoyo de mi mamá principalmente, y también de mi padre y mi familia extensa, no estaría escribiendo hoy.
Justo al final de este post me doy cuenta lo mucho que me cuesta describirme como escritor. Este blog me hace escritor. Claro, no voy a dejar mi trabajo para escribir, pero sin duda lo soy, y ustedes les toca juzgar qué tan valioso es lo que les comparto.

08 Oct

Primer aniversario

Hace un poco más de un año empecé este experimento llamado Heterolexia. Fue un buen aprovechar de mi crisis de los 40, viendo mi vida, viendo muchas decisiones, principalmente en tomar el camino de educador y terapeuta, quise ver si existe algo más con lo que pudiera contribuir. Contemplé seriamente diferentes épocas de vivir mi dislexia, y como me ha llevado por un gran viaje, a veces lleno de frustraciones y fracasos, otros de logros inimaginables y aventuras que han aportado a mi crecimiento. Supongo que así es la vida para todos, cada quien vive sus retos y aprende de ellos.
En este viaje mis dificultades y habilidades me llevaron a preguntarme cómo es que aprendemos y qué nos motiva aprender. Esto me encaminó a estudiar psicología, y por muchos años estudié teorías contemporáneas de aprendizaje. Me ayudó a conocer que estaba “mal” en mi, explicando mis dificultades en decodificar texto, en comprensión, en limitaciones en memoria de trabajo. Entre más conocía menos comprendía. Al comenzar a estudiar pedagogía crítica, disability studies, y Lev Vigostky comprendí que un cerebro diferente no es anormal, no es menos, es simplemente diferente. Comprendí que una persona con dislexia y otras condiciones catalogadas como “discapacidades” reflejan más la incapacidad de los sistemas educativos a ser flexibles o atender los intereses y necesidades de sus alumnos, que debilidades cognitivas individuales. Existen diferencias biológicas, si, pero la discapacidad la crea la sociedad.

Leer más

18 Sep

Reflexión ¿Que es la dislexia?

Cuando hablo de dislexia no hablo para identificar a un grupo de personas con un trastorno o un cerebro que no funciona «normal». Digo dislexia para reconocer y conectarme con un grupo de personas sorprendentes que han vivido la experiencia de tener dificultades en la lectoescritura (probablemente por diferencias en su arquitectura neuronal) en un sistema de educativo y de trabajo que coloca al conocimiento sobre todas las cosas, y que han desarrollado la fortaleza, con el apoyo de sus seres queridos (incluyendo algunos maestros), para salir adelante. La dislexia como hashtag de personas asombrosas.

01 Sep

¿Debo de llamar mi hijo(a) disléxico(a)?…y si le llamamos Tomy

Un término como dislexia guía a padres, profesionales y educadores a organizar las experiencias de los alumnos para que logren aprender dentro de una institución educativa y para que no se desilusionen por sus dificultades en el proceso de aprendizaje

Leer más

07 Ago

Cuando más no es mejor

Las planas -repitiendo palabras por horas en hojas y hojas- nunca me ayudaron a mejorar mi ortografía, ni mi pésima letra manuscrita. De pequeño me llegaron asignar planas y planas para aprender la diferencia entre palabras como tubo y tuvo. Nunca aprendí la diferencia, inclusive adulto. “¿Con cual va, con la v o con la b?” me preguntaba justo antes de preguntarle a google. Hace algunos años, después de no se cuantas búsquedas, me propuse a buscar una manera de recordar la diferencia. Se me prendio el foco cuando vi que el corte transversal de un tubo es circular como la “b”, y esto fue (¡Eureka!), antes de escribir me acuerdo de mi pequeño truco, los artefactos que transportan líquidos son tubos, y tuvo es de tener en pasado no se que (no he desarrollado más trucos para recordar qué tipo de pasado es tuvo).

La reflexión sobre la importancia de acompañar a todos los niños para desarrollar un aprendizaje activo, y sobretodo a quienes vivimos con dislexia,  me llegó a la mente cuando lei el post “Aprendizaje activo: ¿hay algún otro?” de la Dra. Rosa María Torres, de Ecuador, quien es una gran pensadora, investigadora y promotora de la educación en latinoamérica. Este artículo nos puede ayudar a comprender a la dislexia más como un estilo de pensamiento, que una deficiencia en nuestro sistema nervioso.

En un post anterior comente que la deficiencia en la lectoescritura se considera una discapacidad primaria, si existe una diferencia, y existen correlaciones neuronales ligadas a estas. Pero también existe la discapacidad secundaria, en donde un alumno quien no puede tener un aprendizaje activo en el salón de clases por dificultades en lectoescritura, se mantendrá estancado o a un ritmo menor de lo que es capaz de asimilar.

En su post, la Dra. Torres menciona.

[U]na pedagogía activa es, esencialmente, una en la que el movimiento pasa por adentro. Una que estimula al alumno a pensar, a hacerse y a hacer preguntas, a investigar, a problematizar la información que recibe, a dudar, a argumentar, a discutir, a sacar conclusiones propias, a identificar y resolver problemas, a pensar autónomamente, a esforzarse por entender y por aprender, a desear saber más.

Bien vista, una pedagogía activa no debería ser considerada una innovación. Porque el aprendizaje es activo o no es. No hay opción. Y esto es válido tanto para el niño como para el joven y el adulto. Quien no tiene un rol activo en su proceso de aprendizaje, sencillamente no aprende.

Fui muy afortunado en crecer con una familia que creyó en mí, que me apoyó para seguir mis intereses y estimuló mi curiosidad. Mis padres invirtieron en comprar libros, enciclopedias, que era mi google de entonces. Tal vez no leía mucho, pero las ilustraciones me entusiasmaron, quería explorar más, y lo que tenía en casa, no lo tenía en la escuela: un aprendizaje activo. Recuerdo en particular un tomo de la editorial de Times, hablaban sobre cohetes, sobre Ham y Laika, el primer chimpancé y perra en ir al espacio respectivamente. Tenían imágenes de los diferentes tipo de cohetes a través de los años, de sondas espaciales visitando Júpiter, Saturno, Neptuno y Urano. Años después comencé estudiando física, luego me interesó más la psicología y el aprendizaje . Recuerdo unas enciclopedias de disney con cortes transversales de aviones, con dibujos de fabricas explicando como se construyen diferentes productos. Recuerdo como desarmaba cosas para tratar de ver cómo funcionan, y ahora en mis trabajos soy el Techie no oficial. Este aprendizaje activo, fue lo que marcó la diferencia, lo que me permitió ir más lejos académicamente y en la vida. Ya para la secundaria descubrí que podía gestionar mi propio aprendizaje, que lo más aburrido podía buscarle el lado interesante, y fue en este momento en donde pase de ser un alumno mediocre a ser destacado, aún y con mala escritura y faltas de ortografía.

Quienes  vivimos con dislexia (como también sucede con otras condiciones de neurodiversidad como trastorno de déficit de atención, o quienes están en el espectro autista, entre otros) vivimos con una manera de ser activos diferentes a otros. Por ejemplo, para muchos de nosotros dislexicos, memorizar simplemente no se nos da, mientras que para muchos el memorizar puede ser estimulante. Si la expectativa en la escuela es que reflejemos lo aprendido por medio de respuestas correctas, ni se notará nuestro aprendizaje y no aprenderemos.

Como terapeuta en casos de “dificultades” en el aprendizaje no me canso de buscar la manera de inspirar en mis pacientes el aprendizaje activo, que muchas veces no necesariamente se traduce en mejora de calificaciones, pero si en disfrutar del proceso de aprendizaje, aun cuando este ocurra fuera del salón de clases. Es así que como adulto aún me entusiasma saberme crecer en el aprendizaje activo, inclusive en algo tan sencillo -para otros, no para mi- como saber distinguir entre tuvo y tubo.

25 Jul

La inclusión no elimina la dislexia, pero si la discapacidad secundaria

Comparto por qué es importante entender la distinción entre discapacidad primaria y discapacidad secundaria para que la dislexia realmente sea comprendida como  un estilo de pensamiento alternativo y no un déficit. Leer más

16 Jul

Superando bloqueo al escribir

Mi dislexia me enseñó a salir adelante y buscar medios para aprender, y me enseñó apasionarme por aprender. Pero en momentos me invaden dudas y la falta de confianza sobre lo que puedo lograr.  Les comparto mi proceso para superar barreras emocionales para superar un bloqueo para escribir.

En las últimas semanas me consumió escribir un proyecto para el trabajo. Puedo escribir con calidad, pero con mucha lentitud, y cuando es un documento de trabajo exige mucho de mi, termino agotado. Con un documento importante necesito tener claridad antes de escribir, realizar investigación (leer documentos, anotar terminología, visitar muchas páginas), luego para documentos extensos realizo diagramas, mapas mentales, y puedo comenzar a redactar ya que tengo claridad. Leer más

20 Jun

A corto plazo apoyo, a largo plazo una nueva educación

En este blog busco examinar la neurodiversidad, o el dejar la obsesión de solo notar déficits y como eliminarlos, sin reconocer la riqueza de los diferentes estilos de pensamiento en nuestra sociedad. En la frase que he compartido en facebook, menciono que “la dislexia no es una lista de limitaciones en el aprendizaje, es una manera de estar en el mundo aprendiendo y comprendiendo diferente”. Con esta línea quiero dejar en claro cómo no tiene sentido situar a la dislexia solo en nuestra arquitectura neuronal diferente de donde emergen los síntomas que la definen. Usando una analogía, el color de piel es determinado biológicamente, pero los prejuicios respecto al color de piel tiene que ver completamente con las actitudes que mantenemos como sociedad. En otras palabras, el color de piel es biológico, pero el racismo no. Es por esto que sería absurdo pedir a una persona que cambie su color de piel para que no la discriminen. La educación pública en México en su mayoría toma una actitud similar de absurda con la dislexia y otras condiciones, quiere reducir problemas educativos de sus alumnos solicitando que se minimice  la discapacidad de los alumnos a lo mínimo; se busca que se “cure” al alumno, y no que se “cure” el sistema educativo. Si un alumno presenta dificultades, los educadores, con buenas intenciones, insisten a los padres que lo lleven con un psicólogo, un logopeda, u otro especialista. En el mejor de los casos, los padres buscan apoyo, en donde sus hijos pasan horas extras entrenando con algún especialista ejercicios que les puede resultar difíciles y tediosos, en el peor de los casos, estos chicos se rezagan y quedan fuera si no reciben apoyo. Los alumnos se tienen que acomodar al estilo de enseñanza de la escuela y a sus contenidos (por lo menos aquí en México). Quizá la escuela buscará crear adaptaciones curriculares, pero en muchos casos no (por lo menos aquí en México).  Así es que a corto plazo la estrategia de los padres en buscar especialistas que den una terapia a sus hijos es totalmente razonable. De otra manera, sus hijos pueden acumular un rezago que los desmotive y los haga sentir menos inteligente de lo que realmente son. Pero a largo plazo, ¿no tendríamos que cambiar al sistema educativo para que personas con disléxico, o con otra condición neurodiversa,  no requieran adaptarse a una forma de enseñanza que no es para ellos? ¿cómo se pudiera ver este nuevo sistema educativo?

No tengo todas las respuestas, pero comparto la visión de Sir. Ken Robinson quien en el video que incluyo abajo da cuenta de cómo las escuelas son tiene ideas obsoletas de lo que significa aprender, y lo que significa enseñar. Lo que me fascina de esta presentación es que examina varios supuestos en la educación, y comenta como ahora no tienen tanto sentido. Nos reta a pensar diferente  sobre la capacidad humana, nos invita a cuestionar la distinción entre la teoría y práctica en la educación, insiste que aprendemos de manera natural en grupos, y finalmente no invita a examinar las tradiciones que siguen las instituciones que ahora estorban para lograr el aprendizaje. Si en los próximos años podemos insistir, podemos promover, logramos exigir cambios en la educación en este camino, quizá la dislexia se dejará de ver como un problema. Sin duda lo ha sido para disléxicos empresarios, artistas y otras profesiones que encuentran un ambiente propicio para el aprendizaje, y logran demostrar que jamás fueron limitados.

Si quieres ver el mismo video pero subtitulado da click aquí. Si quieres ver platica original completa en Ingles (sin animación ni subtitulos) da click aqui

29 May

Dislexia ¿un problema de aprendizaje?

He valorado de constantemente descubrir nuevas formas de aprender, nuevas maneras para que mi forma irregular de aprendizaje entre a espacios regulares de enseñanza

De niño escuchaba que tenía problemas de aprendizaje de mis maestros y de psicólogos. Hay maneras más amables y científicas para decir que tenemos problemas de aprendizaje. Hoy por hoy se busca cambiar el término dislexia por trastorno específico del aprendizaje. El clasificar la condición de una persona no es trivial, sobretodo cuando esta clasificación intenta abrir las puertas para contar con apoyos y adecuaciones en el salón de clases. Sin embargo la clasificación es más burocrática que existencial. En términos existenciales, o el cómo comentamos cómo se siente vivir con una condición neurológica que dificulta aprender en un contexto de educación formal, el afirmar que tenemos un problema de aprendizaje no sirve mucho de guia. Leer más

28 May

Dislexia: una forma diferente de leer (vinculo a la entrevista Dra. Pearson)

La entrevista realizada a la Dra. Rufina Pearson hablando sobre la dislexia es breve, más sin embargo elocuente. Son pocos los textos en español con una visión tan completa sobre la dislexia. 

En unas cuantas páginas da cuenta de los orígenes neurológicos de este trastorno de aprendizaje, sin partir de una perspectiva clínica, en donde se subrayan las deficiencias, y el foco está en maneras de «arreglarlas». Declara, muy acertadamente, que la dislexia implica una forma diferente de leer.  

Esto refleja un entendimiento amplio de la dislexia en donde además considera el impacto emocional de las dificultades en lecto-escritura, uno de mis temas centrales en esta página, además de enfocarse en el desarrollo de fortalezas y en la compensación estratégica de las dificultades, otro punto con el que estoy completamente de acuerdo. 

Es emocionante escuchar en español una perspectiva tan fresca. Lastima que el libro de la Dra. Pearson «Dislexia: una forma diferente de leer» aún no está disponible en México.

Pero pueden leer la entrevista de la Dra. Rufina Pearson sobre Dislexia aquí.

A %d blogueros les gusta esto: